viernes, 5 de junio de 2015

¿Qué es Crowdfunding o Financiación Mancomunada?


Imagen de Ota Photos bajo licencia Creative Commons
Seguramente ha oído ya hablar de la palabra crowdfunding, muy en boga entre los analistas de finanzas. Sin embargo, existe mucha confusión entre los emprendedores y comerciantes de habla hispana debido a la raigambre anglosajona de este concepto. Veamos en detalle de qué se trata, y qué repercusiones tiene en el mercado de toma y entrega de capitales.

¿Qué es crowdfunding?

La palabra “crowfunding” proviene del inglés crowd "multitud" y funding "financiación/ recaudación". Esta aclaración etimológica ya nos da una idea de algunas características definitorias del crowfunding: la acción o intención de recaudar dinero (ya sea en forma de donación o de préstamo) para llevar a cabo emprendimientos comerciales, proyectos artístico, académicos, obras de caridad u otros fines. Asimismo, la palabra “crowd” o “mancomunada” señala que la financiación del proyecto no descansa en manos de un prestamista individual, ni tampoco de un único fondo de inversión bancario, sino de una multitud de pequeños inversores que simpatizan con el proyecto o inversores que confían en la rentabilidad del emprendimiento y prevén recibir atractivas ganancias.
Si bien el concepto de Crowdfunding es relativamente nuevo, lo cierto es que la Financiación Mancomunada existe desde los albores de la sociedad. Tal sería el caso, por ejemplo, de una taberna cuya escasa rentabilidad pusiera en riesgo la continuidad del negocio, pero que por ser un lugar privilegiado de encuentro obtuviese una contribución de dinero masiva por parte de los habitantes del pueblo. Se trata de la famosa “vaquita” en Argentina o “hacer la vaca” o “coperacha” en Méjico en las que un grupo de personas aporta una suma de dinero para comprar algo en común. La diferencia de la Financiación Mancomunada con estas otras figuras folclóricas es que no siempre al final de la contribución la propiedad o las acciones del emprendimiento son compartidas como ocurre en el caso de la coperacha, sino que en muchos casos no hay recompensa alguna, y en otros la recompensa es la devolución del capital más un interés.
De cualquier manera, como ya hemos señalado, la figura del crowdfunding es relativamente nueva, y se aparta de estos antecesores financieros. Ello se debe a la difusión de la Internet que le ha conferido a la Financiación Mancomunada una naturaleza nueva y distinta. Con el acceso a la red de la información es posible alcanzar a un número enorme de potenciales inversores a fin de entusiasmarlos con el proyecto. Asimismo, posibilita la aparición de plataformas como Kickstarter y Indiegogo que conectan a aquéllas personas necesitadas de financiación con los individuos deseosos de financiar, y controlan que el proceso de financiación y recompensas se realice de acuerdo a políticas y reglas claras.

Si bien la técnica de la Financiación Mancomunada ha logrado que el crédito sea más accesible que nunca para los pequeños emprendedores, el número de start-ups también ha crecido, por lo que el crowdfunding no es una garantía de éxito. Sigue siendo de vital importancia que el proyecto sea presentado en forma atractiva y que ofrezca ventajas competitivas respecto de los otros proyectos publicitados en el mercado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada