jueves, 17 de diciembre de 2015

La Edad Digital

Image by Frits Ahlefeldt-Laurvig
 under Creative Commons License 
Existe una tendencia historiográfica a reconocer el advenimiento de una nueva era mucho tiempo después de que aquél se ha producido. Es hora de reconocer que resulta ya anacrónico hablar de Edad Contemporánea como si las características y fenómenos que dieron origen a dicho paradigma fuesen representativos del paradigma actual. En este sentido, la presente nota constituye una exhortación a los historiadores para reconocer que la Edad Contemporánea ha ya concluido y resulta necesario postular y definir las notas características de esta nueva era, que aquí hemos dado en llamar Edad Digital.
En cierta manera es posible afirmar que la Edad Contemporánea, marcada por el auge de la revolución industrial fue, fundamentalmente, una revolución del transporte y de la economía. La aparición del ferrocarril y las maquinarias de escala, acortaron las distancias geográficas y permitieron la aparición de los medios de producción masiva[i].

La Edad Moderna, en cambio, fue principalmente una revolución cultural e informática: la invención de la imprenta permitió que la difusión del conocimiento experimentará una distribución y aceleramiento exponencial en el curso de pocas décadas[ii].

Del mismo modo que la Edad Moderna fue una revolución de la información, la Edad Digital constituye primordialmente un avance sustancial en materia de información. Mientras que las formas de comercio y la producción de bienes siguen siendo básicamente los mismos que durante la Edad Contemporánea, el caudal y velocidad con que se generan nuevos datos no permiten ya identificar esta última edad con la primera.

Pronto, la Internet de todas las cosas (por sus siglas en Ingles, IoT Internet of Everything) cambiará probablemente la estructura económica y será tiempo ya de hablar de una nueva era post-digital.

Similitudes entre la Edad Moderna y la presente Edad Digital

Antes que Johannes Gutenberg inventara la imprenta en 1449, los estudiosos leían libros que se habían escrito miles de años atrás. Y es que copiar tan sólo una docena de páginas requería un día entero de trabajo. De repente, con la creación de la imprenta, cerca de 4.000 páginas se podían imprimir en un solo día. Dicha innovación creo el terreno propicio para que las tesis de Martín Lutero en contra de la iglesia católica tuvieran un efecto viral[iii].
La aparición de la imprenta significó que el monopolio editorial eclesiástico fuera desplazado por grandes compañías editoriales privadas. No obstante, si bien en una forma secular, la información continuó siendo distribuida de manera vertical de arriba hacia abajo.

En contraste, la Edad Digital, con la aparición de la World Wide Web ha posibilitado a los individuos publicar y distribuir sus ideas a un costo económico casi inexistente. En este nuevo mundo de las redes sociales, los canales de información ya no son necesariamente instituciones. La información viaja de un individuo a otro a través de redes sociales que permiten compartir contenido, expresar opiniones, y resolver problemas en forma no-mediatizada[iv].

Asimismo, del mismo modo que en la Edad Moderna la aparición de la imprenta produjo una revolución social y, en cierto modo, subvirtió el orden político instaurado por la Iglesia, en la Edad Digital, el auge de la comunicación individuo a individuo está destruyendo la distribución vertical del conocimiento con su estructura de arriba hacia abajo, para reemplazarla por una estructura horizontal anti-monopólica. En el ámbito político, a su vez, puede decirse que tanto Lutero como los revolucionarios de la Primavera Árabe, capitalizaron la dinámica de este nuevo entorno mediático, y lo aprovecharon para difundir su mensaje y organizar la movilización social.

En definitiva, nos encontramos frente a un nuevo paradigma que ha comenzado a democratizar el proceso de toma de decisiones y acelerado la producción y difusión de la información. Fenómenos éstos que desafían la distribución verticalista del conocimiento, y que ameritan, a nuestro entender, el reconocimiento oficial, definición y caracterización de una nueva era histórica: la Edad Digital.

 



[i] Los acontecimientos de esta época se han visto marcados por transformaciones aceleradas en la economía, la sociedad y la tecnología que han merecido el nombre de Revolución industrial Edad Contemporánea" - Wikipedia, La Enciclopedia Libre. N.p., n.d. Web. 17 Dec. 2015.
[ii]Edad Moderna: De mediados o finales del siglo XV a mediados o finales del siglo XVIII. (…) Se toma como hitos que marcan su comienzo la Imprenta, la toma de Constantinopla por los turcos o el descubrimiento de América” "Historia" - Wikipedia, La Enciclopedia Libre. N.p., n.d. Web. 17 Dec. 2015.
[iii] Friedrich Myconius, un amigo de Lutero escribió que "Apenas 14 días habían pasado cuando estas proposiciones eran conocidas en toda Alemania y dentro de cuatro semanas casi toda la cristiandad estaba familiarizado con ellas”. How Luther Went Viral." The Economist. The Economist Newspaper, 17 Dec. 2011. Web. 17 Dec. 2015.
[iv] Westendorf, Eric. "Schools and Curriculum In The Post-Gutenberg Era" Forbes. Forbes Magazine, n.d. Web. 17 Dec. 2015.
 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada